lunes, 25 de junio de 2018

MEDITACIÓN ENTRE REJAS (I). RAMANA MAHARSHI.

Son muchas y variadas las formas de sufrimiento que experimentamos los seres humanos. “Todos somos prisioneros cumpliendo una sentencia de por vida, prisioneros de nuestra propia mente”. Sin embargo, la sensación de apertura, claridad, espaciosidad, calidez y paz, es decir, de libertad interior, puede sucederle a cualquiera y en cualquier lugar, incluso en una prisión. La profunda vivencia de sufrimiento e insatisfacción, la primera noble verdad del Buda, que se experimenta en una cárcel también puede propiciar con intensidad el anhelo de la liberación. Y la práctica de la meditación ayuda que esto suceda. Es lo que se muestra en este interesante documental.   

Tras los altos muros de la prisión de máxima seguridad de Donaldson, en Alabama, viven más de un millar de hombres, todos ellos peligrosos criminales que cumplen cadena perpetua en una cárcel de la que nunca podrán salir. Pero para algunos de estos presos esta situación se ha hecho más soportable gracias a la puesta en marcha en el correccional de un programa basado en técnicas de meditación budista o Vipassana. El documental nos aproxima a las historias de 36 reclusos que deciden someterse a este proyecto sin precedentes, entregándose a él emocional y mentalmente. Sobrepasamos los muros de esta prisión de máxima seguridad para acompañarles durante los diez dí­as que dura el programa de meditación silenciosa.
The Dhamma Brothers:

Nuestra naturaleza real es liberación. Pero nosotros imaginamos que estamos prisioneros, y estamos haciendo múltiples intentos agotadores para devenir libres, mientras somos libres todo el tiempo. Una ilustración aclarará esto. Un hombre se echa a dormir en esta sala. Sueña que ha ido a recorrer el mundo, que pasa por colinas y cañadas, desiertos y mares, y que después de muchos años de viaje agobiante, regresa a Tiruvannamalai, entra en el ashram y camina adentro de esta sala. Justo en ese momento se despierta y encuentra que no se ha movido ni siquiera una pulgada y que ha estado durmiendo justamente donde se había tumbado. Él no ha retornado después de un gran esfuerzo a esta sala, sino que está y siempre ha estado en la sala. Es exactamente así. Si se pregunta, «¿Por qué siendo libres nos imaginamos que somos prisioneros?», yo respondo, «¿Por qué estando en la sala imaginó usted que estaba inmerso en una aventura por el mundo, cruzando colinas y cañadas, desiertos y mares? Es todo mente o maya [ilusión]».
Ramana Maharshi

No hay comentarios:

Publicar un comentario