domingo, 24 de septiembre de 2017

CAMINA CONMIGO. IMPRESIONES DE LA PELÍCULA.

En la primera parte del documental se muestra la vida de los monjes en Plum Village, comunidad budista fundada en Francia por el maestro zen vietnamita, activista por la paz y nominado al nobel de la paz Thich Nhat Hanh. En la parte que aparece la ceremonia de los novicios haciéndose monjes budistas, para mí quizá se recrea demasiado en el rasurado del pelo de la cabeza.
Hay una escena muy buena en la que aparece en primer plano Thich Nhat Hanh meditando, inmóvil, y detrás de él asoma un monje que bosteza y se rasca la cabeza.
A destacar la paz, la bondad, la sencillez y la calidez que transmite el maestro.
En otra escena unos monjes cortan y fríen unas verduras y dos de ellos confiesan que se aburren con las tareas repetitivas. Lo cual no deja de ser una contradicción con la práctica de la atención plena que llevan a cabo a diario. Está bien que salga esto.
Bastantes de los monjes son muy jóvenes. Me da la sensación de que más que nada están allí por la veneración que sienten por su maestro.
La segunda parte de la película está filmada en los retiros abiertos de verano en Plum Village, a los que acude infinidad de gente de diferentes países, familias incluidas. Es muy bueno el fragmento en el que una niña le hace una pregunta al maestro y la respuesta que le da apropiada a su edad.
Salen paseos meditativos en grupo encabezados por el maestro, con monjes y gente de diferentes edades que ha acudido al retiro, niños incluidos.
La tercera parte transcurre en Estados Unidos, adonde viaja el maestro acompañado de sus discípulos. Aparece un paseo meditativo por las calles de Nueva York. También una meditación sentada colectiva en una plaza, en la que un evangelista integrista empieza a predicar delante de ellos en voz alta, descalificando el budismo y afirmando que solo en Jehová se encuentra la salvación.
Un monje vista una cárcel de mujeres para impartir un taller de mindfulness. En el coloquio posterior, un poco desaprovechado, las presas le hacen preguntas sobre la vida de los monjes y sobre el celibato. Se echa de menos que no compartan su vivencia del taller.
Algunos monjes aprovechan para visitar a sus padres, a los que no ven desde hace dos años. A destacar la visita de una monja a su padre que está en una residencia y que parece algo demenciado.
Para mí de lo mejor del documental son las imágenes de naturaleza, tomadas con atención plena, con mirada consciente, acompañadas de un texto, no sé si del maestro o del algún monje, precioso y profundo que describe la vivencia del proceso del despertar.

Para quien le pueda interesa, especialmente si es de Zaragoza, en el grupo de facebook “Paseos Conscientes en Zaragoza, España”, convocamos y  llevamos a cabo Paseos Conscientes por Parques y zonas verdes de la ciudad,  muy en la onda del mindfulness. Hay varias entradas en el blog con el título PASEOS CONSCIENTES. CRÓNICAS.

CAMINA CONMIGO. TRAILER.                                                      

1 comentario: