lunes, 27 de abril de 2015

SOBRE EL DESPERTAR (III). ECKHART TOLLE.

Debes de haber fracasado rotundamente a algún nivel, o haber experimentado una pérdida seria o un dolor, para sentirte atraído por la dimensión espiritual.

La palabra iluminación suscita la idea de un logro sobrehumano y al ego le gusta que sea así, pero no es más que tu estado natural en el que sientes la unidad con el Ser.

El Buda sólo te dice lo que la iluminación no es: no más sufrimiento. Pero ¿qué queda cuando ya no hay sufrimiento? El Buda guarda silencio respecto a eso, y su silencio implica que tendrás que averiguarlo por ti mismo. Él emplea una definición negativa para que la mente no pueda convertirla en una creencia o hacer de ella un logro sobrehumano, un logro que te resultaría imposible alcanzar.

Elegir conscientemente la iluminación significa renunciar al pasado y al futuro y hacer del ahora el foco principal de tu vida. Significa elegir habitar en el estado de presencia más que en el tiempo. Significa decir sí a lo que es.

No hay nada que puedas hacer para despertar. Todo lo que hagas serán esfuerzos del ego para que el despertar o la iluminación pasen a ser su más preciada posesión, y así hacerse más grande y más importante.

Cuando aceptas lo que es, cada momento es el mejor. Eso es iluminación.

“Si crees que estás tan iluminado –decía Ram Dass-, ve a pasar una semana con tus padres”.

Eckhart Tolle - Estableciéndose en la Presencia:                                   https://www.youtube.com/watch?v=vWPughlanGo











2 comentarios:

  1. Muchas gracias Jose Luis.
    Realmente esclarecedor y tan simple, tan simple que a la mente le cuesta verlo.

    ResponderEliminar