lunes, 9 de marzo de 2015

SUBIDONES ESPIRITUALES (II). WAINE LIQUORMAN.

Un amigo me llamó hace unos años desde Hawai. Había ido a ver un profesor que describía esta experiencia de unidad como una experiencia de Iluminación, ¡y un día le ocurrió a él! Me llamó para decirme que había despertado. Y me describía aquello así: “No se va, ya han pasado un par de días y todo tiene una nueva luz, tiene un aspecto diferente”, y me dijo que era “Uno con todo”. Y mientras le escuchaba, sentí que mi corazón se hundía y pensé. “No, por favor, ¡tú también!” Y aproximadamente un año o año y medio después intentó suicidarse.
En aquel momento no tuve el valor de decirle que eso no era ELLO, que lo que me estaba describiendo era una experiencia de vida maravillosa, fabulosa, pero que, a su vez, era una experiencia dentro de lo fenoménico que finalmente acabaría. Te puedo asegurar que a la gente no le gusta que le digan estas cosas.


Ram Tzu (Waine) oye decir esto constantemente…

Has tenido una profunda, reveladora,
Hondamente conmovedora experiencia espiritual.
Ahora estás enganchado.
Ahora quieres más.
Ahora eres un buscador.

Ningún adicto ha estado nunca
Más dedicado,
Ni más continuamente decepcionado,
Ni se ha sentido más desgraciado.

Antes podías sentirte satisfecho
Con un coche nuevo
O con alguien que te quisiera.

Ahora no te conformarás con menos que la unión con Dios.

Ram Tzu lo sabe…
Estás jodido.



2 comentarios:

  1. Tremendo. No gusta no.

    Estupenda y contundente entrada.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  2. Otra valiosa aportación para la reflexión...gracias.

    ResponderEliminar