martes, 14 de octubre de 2014

¿HAY ALGUIEN AHORA AQUÍ? (II). JEFF FOSTER.

Internándose en la selva sin mover la hierba;
internándose en el agua sin originar una sola onda.
Zenrin Kushu


¿No es falso, cuando alguien te pregunta cómo te llamas, responder "Jeff" si, en realidad, ahí no hay nadie? ¿Acaso, cuando vas al teatro, se te ocurre acusar al actor de que está mintiendo? El actor desempeña sincera y verdaderamente el papel de rey, del más pobre de los pobres o del buscador espiritual. Y, del mismo modo, Jeff también desempeña el papel de Jeff. Por esto, cuando, en medio de la representación, le preguntan: "¿Quién eres?" y responde: "Jeff", está siendo absolutamente sincero, Jeff es nadie jugando a serlo todo, nadie jugando a ser alguien. En la liberación, alguien y nadie dejan de ser dos y se revelan como conceptos dualistas y acaban sencillamente disolviéndose en la maravilla del despliegue de todo lo que ocurre. 
No hay, pues, cuando alguien te pregunta: "¿Cómo te llamas?", el menor problema en responder: "Jeff", porque esto ha dejado de estar en guerra con el mundo.Y así es como prosigue el juego. Jeff Foster


He visto recientemente “Searchig for sugar man. Está en youtube. Ganó el Oscar al mejor documental en el 2012. Para mí totalmente merecido. Cuando la estrenaron aquel año no pude verla. Los cines Renoir habían cerrado hacía poco, no se consideró una película comercial, no llegó a las carteleras de Zaragoza y me quedé entonces con las ganas de verla. Me ha gustado un montón. Os la recomiendo encarecidamente. No os quiero contar de qué va, porque cualquier cosa que os cuente, aunque sea poco, os impedirá disfrutar descubriéndolo vosotros mismos en el documental.
Supongo que más de uno os preguntaréis: ¿y qué pinta este documental en esta entrada del blog? Pues no sé, quizá nada o quizá mucho, según se mire. A mi me ha parecido que mucho, pero prefiero no explicar (puede que no sabría hacerlo) por qué. A ver qué os parece a vosotros.   


1 comentario: