lunes, 20 de octubre de 2014

EL GRAN TEATRO (II). JORGE BESCÓS.

Bajorrelieve de la fachada posterior del Teatro
Principal de Zaragoza. Oleo sobre lienzo.
Pilar Gutierrez Beired.
Estamos formando un grupo de teatro. ¿Cómo ser actor cuando no crees en la existencia de la personalidad?
Porque ¿qué es la personalidad? Una especialización como adaptación al medio, una costumbre, la historia personal de unas carencias, un invento, una rigidez psicofísica, un mito, un autohipnotismo egóico, un puñado de arena en un puño cerrado en medio de la playa del mundo, una contracción que sólo espera la expansión...y sobre todo, si de teatro hablamos, un personaje en el gran Teatro del Mundo...

¿Cómo actuar cuando se evidencia la vacuidad a través de la cual vives, filtras e interpretas el mundo?
Yo postularía por la creación de una especie de escuela de teatro zen que buscara la liberación de los patrones personales que obstaculizan la ductilidad necesaria para un buen actor. Esa cualidad liberadora, esclarecedora y ciertamente creativa en sentido pleno podemos vivenciarla con cada cosa que hagamos, incluso actuar.
Despertar en medio del sueño, ser consciente de tu actuación en medio del gran teatro de la vida.
Se me ocurren innumerables ejercicios e improvisaciones: primero se trata de conocer bien al personaje. Para ello el ejercicio de que uno a otro del grupo de teatro describáis el personaje que cada uno de vuestros compañeros lleva sobre sus hombros puede ser interesante...
Ir más allá de tu personaje, jugar con tu personaje, jugar a ser otra persona de tu grupo de teatro. Jugar a tener otro nombre, otro sexo, otra historia personal, volverte un descreído para ti mismo...se me ocurren tantas improvisaciones...La vida puede ser, debe ser una improvisación; vivida en el cuerpo, en el aquí y ahora.
El mejor actor es una persona Libre.
Socavar el mito de la personalidad, deconstruir el yo...
Estamos formando un grupo de teatro...que nos ayude a disfrutar conscientemente del juego, la obra cósmica en el gran teatro del Ser.
En el teatro del ser, tú, yo y todos estamos bañados por el calor de los focos de la luz infinita.

Escena de la obra: "Fragmentados", a cargo del grupo Karmaleón. Teatro de las Ánimas. 12 de junio de 2015. Zaragoza. Jorge es el de la derecha:




4 comentarios:

  1. Imagino que Jorge Bescos socava su personaje mediante la exposición de una idea "Teatro del ser". Una idea en si que es un plagio descarado de otro autor de la que se ha apropiado. Espero ayudarle en su misión, ya que la ignorancia del procedimiento por parte de algunos lectores, le puede hacer pasar por una persona creativa, algo bastante lejos de la realidad.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Jorge, por la originalidad de tu propuesta, por tu creatividad, por tu entusiasmo, por tu sinceridad y, sobre todo, por compartir desde el corazón, cosa que pocos hacen y no todos comprenden y valoran. ¡Adelante con el grupo!
    Un abrazo fuerte, compañero.

    ResponderEliminar
  3. El control estratégico de la propia conducta "Actuar" como un "Actor" en interacción con el entorno social ordinario, acechando los condicionamientos personales, es ya utilizado en ciertos círculos para templar el espíritu y llevarse a uno mismo más allá de los límites de su historia personal, por tanto no es ningún invento original ni creativo. Te guste o no te guste.

    Anda que no se nota que el Sr Jorge ha sido un gran lector de Carlos Castaneda.

    ResponderEliminar
  4. Sólo desde la ilusión de la identificación con la persona podría defenderse la autoría de algo. Nunca nadie hace nada ni ha sido hecho ni se hará. La unidad se manifiesta en aparentes personajes que hacen cosas. Desde ese suceder en la unidad no es extraño ni especial que distintos personajes lleguen a conclusiones parecidas en infinidad de ocasiones como es patente a poca cultura espiritual que se tenga . En este juego todo está bien, todo tiene su lugar. Nadie es más que nadie ni hay porqué acusar ni defender a nadie. Aunque hay una apariencia de personas que algunos llaman maestros; en realidad sólo hay la unidad en donde todo danza...
    Actuar, danzar, vivir en gozoso no saber...

    ResponderEliminar