miércoles, 13 de agosto de 2014

PINTURA Y ESPIRITUALIDAD (II). SESSHŪ TŌYŌ 雪舟 等楊


Conocido también como Sesshū; provincia de Bitchu, Japón (1420-1506), fue uno de los principales expositores del suibokuga (puntura con tinta), y un monje budista zen. Es considerado uno de los maestros de la pintura japonesa.


Nació dentro del clan Oda, en la provincia de Bitchu (actual prefectura de Okayama). Se convirtió en un monje zen en 1431, y estudió en el templo Hofuku-ji, en la ciudad de Soja. En 1440 se trasladó al templo Shokoku-ji en Kyoto, en donde continuó sus estudios zen y aprendió pintura de parte del monje Shubun. En esta etapa imitó las técnicas de los pintores paisajistas de la China de la dinastía Sung, tales como Ma Yuan y Xia Gui.





Durante la década de 1460, se trasladó a un templo budista zen en Yamaguchi, al extremo oeste de Honshu; y posteriormente en 1467 realiza una misión de dos años a China, acudió a la Corte Imperial en Pekín y logró pintar un mural en el palacio; también durante su estancia en China acudió a varios monasterios zen chinos.









A su regreso a Japón en 1469, logró mejorar sus composiciones basadas en el estilo chino, que eran más racionales y tenían mayor intensidad y solidez en sus pinturas que las de su maestro, consideradas más incoherentes y poéticas. Sesshū reemplazó el tema del vacío en la pintura japonesa e incorporó las montañas, árboles, ríos, templos y personas en sus pinturas, elementos de la pintura china Ming. En esta etapa pintó bimbos, pergaminos, paisajes y figuras zen.







En 1476, fundó un estudio cerca de la prefectura Oita llamado Unkoku-an, en donde enseñó pintura y viajó alrededor de Japón durante sus últimos años. Algunas fuentes indican que murió el 8 de agosto de 1506, aunque no está del todo confirmado.
La técnica de Sesshū fue continuada por Bunsei, Shengon y Soga Rasoku, fundador de la escuela Soga de pintura.

viernes, 1 de agosto de 2014

¿QUIÉN QUIERE SABER? TOMAS STUBBS.

Moni y Tomas
Una mente identificada nunca pillará esto, pero no haces nada, nunca lo has hecho y nunca lo harás. Nadie nunca ha hecho nada ni lo hará nunca. No hay nadie que haga nada ni nadie que pueda. La mente que está identificada con pensar o cree ser tú, ser un alguien, nunca puede pillar esto porque se cree el hacedor, eso es lo que significa estar identificado. Pero el cambio a Ser es vivir la verdad simple y directa que no hay ningún alguien aquí y nunca lo ha habido. Es decir, ninguna entidad separada que pueda hacer algo o tenga control sobre algo. Y la conclusión inevitable de eso es que la vida está haciéndolo todo, o Dios, Alá, el Absoluto, el Universo, el Gran Misterio Sagrado, la Conciencia, la Una Mente, la Unidad -llámalo como quieras, no vale la pena quedarse estancado en una palabra que de todas maneras es sólo un señalador al gran desconocido e incognoscible. Tomas Stubbs.

Tomas Stubbs inició una búsqueda espiritual en Inglaterra, país donde nació.
En el 2004 se traslada a Vancouver y conoce a Moni Vangolen y enseguida se genera un intenso vínculo entre ellos. Actualmente comparten juntos los encuentros que ofrecen en Norte América y Europa.
"El despertar vino a mí a hurtadillas. Yo estaba preparándome como profesor de yoga en Inglaterra y por curiosidad me llevé dos libros para leer, El poder del ahora de Eckhart Tolle y Yo soy Eso de Nisargadatta Maharaj. La lectura de El poder del ahora encendió una luz en mi interior, todo en el libro parecía tan obviamente cierto, y de tan fácil acceso. Entonces comencé a leer Yo Soy Eso y desde las primeras páginas hubo una resonancia profunda. Luego, caminando por la calle, el pensamiento incesante espontáneamente se detuvo, estaba sorprendido. Unos días más tarde, en un momento de completa gracia, tuve una realización clara de lo que era real y lo que era ilusión y todas las demás preguntas se volvieron innecesarias. Desde ese momento la mente se tranquilizó y se estableció en segundo plano. Unas semanas más tarde conocí a mi primer maestro espiritual, Tony Parsons. El encuentro fue breve, pero el efecto fue profundo y durante el próximo año fueron las palabras de Tony "no hay nadie" que volvían a mí una y otra vez, anclando el cambio en mí, y mis pies en la tierra.
Septiembre  2012, Zaragoza
Pero el despertar es una cosa curiosa, nunca es exactamente lo que se piensa que es. Incluso después del hecho. Durante mucho tiempo parecía que el cambio fundamental ocurrió en un momento de realización. Ahora veo que la realización fue un momento de cristalización, la cabeza finalmente consiguió lo que el corazón siempre había estado anhelando, lo que ya sabía de alguna manera, y empecé a conocer la sutileza del corazón. Lo que llamo el cambio es entonces la alineación interior de éste, no es una posición mental que se pueda elegir o no... eso es siempre lo más sorprendente, es como la realidad que cambia, y transforma cada célula. Es como si la habitación hubiera estado llena de agua antes y alguien viniera y la drenara – de alguna manera todo es luminoso, y claro.”

¿Son importantes los pensamientos? Tomas Stubbs: