domingo, 20 de abril de 2014

PETER MATTHIESSEN. NATURALISTA, ESCRITOR Y MAESTRO ZEN.

El naturalista y escritor Peter Matthiessen falleció el día 5 de abril del 2014, a los 86 años, sólo dos días antes de la fecha prevista de publicación en EEUU de su última novela In Paradise.
Sus viajes a América del Sur y el Himalaya no sólo inspiraron libros como Jugando en los campos del señor, El leopardo de las nieves o Far Tortuga sino que le llevaron a descubrir el zen y a convertirse en monje budista zen, en una combinación de descripción de la naturaleza y espiritualidad que caracteriza sus obras.
Durante los años 60 y 70 inició una serie de viajes que, aparte de inspirar sus libros, le hicieron aproximarse a diversas facetas de la contracultura de esos años, como la defensa de los indígenas americanos (escribió En el espíritu de Caballo Loco), la espiritualidad oriental, la experimentación con el LSD y las protestas contra la guerra de Vietnam. En su doble faceta de novelista y escritor de viajes, Matthiessen obtuvo el Premio Nacional del Libro de Estados Unidos tanto en la categoría de ficción como en la de no ficción. Esta considerado uno de los mejores escritores norteamericanos.
Uno de sus primeros cuentos, Travellin’ man fue llevado al cine por el calandino Luis Buñuel (en su etapa mejicana) con el título La joven (1960). Precisamente, esta adaptación realizada por el aragonés recibió una mención especial en el Festival de Cannes.

De Matthiessen he leído un par de libros, El leopardo de las nieves y El río del Dragón de Nueve Cabezas. Diarios Zen 1969-1982. Mandala Ediciones. Los dos me parecieron fascinantes. Me atrajo mucho este autor, por su calidad literaria, su autenticidad, por su estilo fresco y vivencial. Me pareció una mezcla de Jack London y monje budista zen.
Estos Diarios Zen son el relato del periplo interior y exterior del autor durante trece años y reflejan, con sinceridad y con la habitual maestría narrativa de Matthiessen, sus vivencias, dudas, dificultades fracasos y triunfos en su búsqueda espiritual. Las experiencias narradas en estas páginas tienen por marco físico los Estados Unidos, el Nepal y el Japón. Su relato refleja el interesante proceso de introducción del zen en los Estados Unidos y la consiguiente confrontación de dos mentalidades tan diferentes como la oriental y la occidental.
Un libro imprescindible para quien esté interesado en la búsqueda espiritual y el budismo zen. Lo recomiendo. Un buen regalo para el próximo 23 de abril, día del libro.


“Encuentro un lugar para meditar cerca de mi atalaya, resguardado del viento, una hondonada donde la nieve se ha fundido. El aire fresco de la montaña me despeja enseguida y me siento mejor. Viento, hierbas agitadas, sol: la hierba secándose, las notas de las aves que van hacia el sur en el cielo de la montaña no son más fugaces que la misma roca, ni más ni menos, todo es lo mismo. La montaña se abandona a su quietud, mi cuerpo se disuelve en la luz del sol, caen lágrimas que no tienen nada que ver conmigo. No sé qué es lo que las hace brotar.” (Pág. 124).

Peter Matthiessen (1927-2014):                        



8 comentarios:

  1. JOSE LUIS. Que buen relato y homenaje a P. Mstthiessen por lo sencillo, sentido y verdadero. No conocia de su existencia, pero ya me podre en campaña para conseguir alguno de sus libros. El que me interesa especialmente es Diarios Zen 1969- 1982. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te gusta EL RÍO DEL DRAGÓN DE LAS NUEVE CABEZAS. Es na verdadera joya. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muchas gracias por la recomendación y por esta reseña tan inspirada e inspiradora.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  3. La reseña que he escrito está en gran parte extraída de las solapas de sus libros y de un artículo que publicó reciéntemente "el Periódico de Aragón", así que mi mérito sólo ha sido el de recopilar estos escritos. Un abrazo compañero.

    ResponderEliminar
  4. JOSE LUIS: Acabo de ver el libro que me recomendaste de Matthiessen y ese el que buscare en Buenos Aires. Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar