lunes, 27 de enero de 2014

DISCERNIMIENTO. ECKHART TOLLE. ADYASHANTI. MAITE MELENDO.



¿Quién siente, habla, actúa, piensa: mi ego (mentira) o el yo esencial (verdad)?
Discernir es distinguir entre estos dos movimientos, estos dos sabores.
Mediante el discernimiento también se diferencia entre la decisión correcta y la incorrecta, la adecuada y la inadecuada, según se tome desde el ego o el yo esencial.
Maite Melendo
Eckhart Tolle
· Si no conoces los mecanismos básicos del funcionamiento del ego, no lo reconocerás, y te engañará una y otra vez para que te identifiques con él. Esto significa que se apodera de ti un impostor que finge ser tú.
· Al ego le gusta compararse con los demás. Siempre que te sientas superior o inferior a alguien, es el ego que llevas dentro.
· Para el ego, el momento presente apenas existe. Sólo considera importantes el pasado y el futuro. Siempre está tratando de mantener el pasado vivo, porque, ¿quién serías sin él? El ego reduce el presente a ser un medio para un fin, un fin que siempre reside en el futuro proyectado por la mente.
· El ego nunca está satisfecho, ni por mucho tiempo. 

Adyashanti.
· El ego es la resistencia a lo que es.
· El ego cierra puertas continuamente. A nivel emocional e intelectual, en cuanto el momento deja de ser “adecuado”, lo que sucede en el noventa y nueve por ciento de los casos, el ego empieza a dar portazos.
· En realidad el ego no existe. No es más que una idea.
· El ego, si es que existe alguno, es el pensamiento de que está ahí. Es como un fantasma.
· El ego no es más que el movimiento de la mente, que está intentando adquirir algo continuamente: amor o Dios, dinero o un juguete nuevo. La mente siempre piensa que existe algo que puede hacerla más feliz. 


Maite Melendo, mi maestra de Eneagrama y discernimiento.
· El ego controla, manipula, juzga y etiqueta a las personas y a las situaciones. No permite que esa persona con la que te encuentras sea totalmente lo que es, ni las situaciones que te tocan vivir; ni te permite sentir y ser completamente lo que eres.
· El ego siempre descalifica y acusa.
· El ego confunde con falsas razones.
· Las voces del ego son repetitivas.
· El ego es el padre de las mentiras.



· Todo lo que me integra, armoniza, me hace feliz, viene de mi Yo esencial.
· El yo esencial, mi verdadero ser, es espaciosidad, apertura, libertad. Mientras que el ego es muro, resistencia, prisión.
Maite Melendo


“El buen espíritu habla dulce, suave y levemente”
(San Ignacio de Loyola).


“El buen espíritu es como un mar calmado. El mal espíritu inquieta, turba, es como una tormenta” 
(Maite Melendo).


“¡Oh mano blanda! ¡Oh toque delicado!
que a vida eterna sabe,
y toda deuda paga” (San Juan de la Cruz).




- ¿Cómo me siento cuando estoy atrapado en mi mentira personal?
- ¿Cómo cuando siento mi verdad, que viene del yo esencial?
Maite Melendo


MAL ESPÍRITU, MENTIRA, EGO       BUEN ESPÍRITU, VERDAD, YO ESENCIAL
Debilidad                                                          Fortaleza
Frialdad                                                            Calor, calidez
Oscuridad                                                        Luz
Inseguridad                                                     Confianza
Tristeza                                                           Alegría
Rigidez                                                            Esponjosidad, blandura
Intranquilidad                                                  Sosiego, paz
Congelado (hielo)                                           Fluidez (agua)
Miedo                                                              Valentía, coraje
Separado del cuerpo                                      Unido al cuerpo
Retraído                                                          Abierto
Vacío                                                              Plenitud
Inferior / superior                                            Igualdad, fraternidad
Agresividad, odio                                           Empatía, compasión
Confuso, inconsciente                                   Esclarecido, consciente
Soledad, abandono                                       Amado
Amargura                                                       Dulzura
Ruido, agitación                                            Silencio, serenidad, quietud
Insignificante, inadecuado                            Valioso, yo soy

12 comentarios:

  1. Quizás el discernimiento sea ver más allá de los pares de opuestos. La paz elegida es sólo un reflejo de la paz que somos.

    ResponderEliminar
  2. Dices que "la paz elegida es sólo un reflejo de la paz que somos", y es cierto. No se dice en este escrito que si yo me siento en un determinado momento, por ejemplo, sólo y abandonado, con sólo elegirlo, paso seguidamente a sentirme amado por dentro. Eso no es algo que un ego pueda elegir. Pero sí se dice que "Si no conoces los mecanismos básicos del funcionamiento del ego, no lo reconocerás, y te engañará una y otra vez para que te identifiques con él".

    ResponderEliminar
  3. Pero sí se dice en este escrito que las acciones equilibradas son la que provienen de mi yo esencial. Y esto es confuso puesto que todo lo manifiesto provieme de nuestro ser tanto lo que el ego juzga como equilibrado como lo que no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, "todo lo manifiesto proviene de nuestro ser, tanto lo que el ego juzga como equilibrado como lo que no", así lo afirman los que han despertado, como Mooji, Adyashanti, Eckhart Tolle y otros, pero tú, espero que no te sepa mal mi pregunta, ¿desde dónde afirmas esto?

      Eliminar
    2. No me sabe mal tu pregunta, todo lo contrario es muy inteligente. Pues desde el mismo lugar que cualquier iluminado y cualquier otra persona desde el Ser.

      Un saludo y gracias por tu autenticidad.

      Eliminar
    3. Pues si es así, _/\_
      Otro saludo para ti y gracias también por tu autenticidad.

      Eliminar
  4. Qué bueno José Luis, muchas gracias por compartirlo. ¿Cómo me siento cuando siento mi verdad? Ummmm
    Sin darme cuenta. Quizá quizá...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Gracias por la entrada José Luis.
    Siempre hay que estar atentos a ese "pequeño impostor".

    Mente clara, mente clara... como agua de montaña...

    Un abrazo.

    _/\_

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Otro abrazo para ti, Gorka, "pequeño impostor" incluido.

      Eliminar
  6. Un resumen muy interesante, gracias.

    Por decir algo, algunos apuntes de lo dicho.

    El ego no es una cosa ni entidad, solo tendencias o patrones de respuesta aprendidos y creencias erróneas, pensamiento inconexo equivocado.

    En ese sentido provenga o no del Ser, no todo pensamiento ayuda a volver al Ser.

    Pongasele la etiqueta que se quiera a ese pensamiento (malo, equivocado, XXX).

    Ese era justo el discernimiento propuesto al respecto de, por ejemplo, Nisargadatta (bueno si te ayuda a realizarte, malo lo contrario).

    Claro que no debe entenderse bueno-malo como en una cuestión ética teista sino simplemente como útil o inútil para liberarse del sufrimiento.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu aportación, petitcalfred. Un abrazo.

    ResponderEliminar