jueves, 1 de agosto de 2013

NATURALEZA. ECKHART TOLLE. HAIKU.

Mira un árbol, una flor, una planta. Deja que tu conciencia descanse en ellos. ¡Qué quietud manifiestan, qué profundamente enraizados están en el Ser! Permite que la naturaleza te enseñe la quietud.

Sólo mediante la quietud interior tienes acceso al reino de quietud en el que habitan las rocas, las plantas y los animales. Sólo cuando tu mente ruidosa se queda en silencio puedes conectar profundamente con la naturaleza y sanar la separación creada por el exceso de pensamiento.

Cuando miras un árbol o un ser humano desde la quietud, ¿quién está mirando? Algo más profundo que la persona. La conciencia está mirando a su creación.

A través de ti, la naturaleza toma conciencia de sí misma. Es como sí la naturaleza te hubiera estado esperando durante millones de años.

Eckhart Tolle


El haiku es la poesía del AHORA por excelencia. Se trata de una forma de poesía tradicional japonesa, de tres versos y aproximadamente 17 sílabas, 5-7-5, que trata de la naturaleza y del momento presente. Por ello el haiku es también la forma de poesía más próxima al silencio. Unas pocas palabras menos, y el haiku se hace silencio. Unas pocas palabras más, y el haiku deja de serlo.

Comparto aquí con vosotros unos cuantos de mis haikus del libro que he publicado recientemente en AMAZON, titulado "Haiku. DIARIO DE MOMENTOS (1980-2017)":

Si no tienes ebook, puedes descargar en AMAZON la aplicación de lectura Kindle gratuita para leer libros digitales en tu tablet, ordenador o smartphone.                            https://www.amazon.es/gp/digital/fiona/kcp-landing-page

Nada se mueve;
ni los árboles zarandeados
por el viento.

Entre los árboles
deshojados, el viento
parece más frío.

Sobre las cenizas frías
de las hojas quemadas,
huellas de pájaros.

Sólo el rumor
del río se escucha
en la montaña.

En cualquier lugar
del bosque de la montaña,
un cuidado jardín.

8 comentarios:

  1. Buenos haikus José Luis!!

    Me llegan en especial estos dos:

    Sobre las cenizas frías
    de las hojas quemadas,
    huellas de pájaros.

    En cualquier lugar
    del bosque de la montaña,
    un cuidado jardín.

    Un abrazo

    _/\_

    ResponderEliminar
  2. Se me había pasado esta entrada.
    Buenos buenos. Y qué buena presentación. Ese breve ahora entre el silencio y las palabras.

    Me gustan todos. Qué hondo el primero. Qué hondo.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te gusten. Son de hace mucho tiempo, de mi primer libro. Igual con los años han ido acumulando sabi. Un abrazo.

      Eliminar
  3. He disfrutado leyendo tus haikus, cuánta sensibilidad y belleza, felicidades

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Paseando entre la inmovilidad de los árboles zarandeados por el viento...contemplando las ramas deshojadas donde el viento parece más frío de tus haiku; se puede entrar en el silencio. Ese silencio que no es un silencio auditivo, ni siquiera un silencio mental, sino el silencio que siempre está, el silenco que Eres, el silencio que Es.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar