lunes, 3 de junio de 2013

ENEAGRAMA

Fue cuando contacté con el grupo zen de Zaragoza, en 1997, después de hacer un curso de introducción al zen con Ana María Schlüter en Brihuega ese mismo año, cuando empecé a oír hablar por primera vez de eneagrama a algunas personas del grupo. Ana María en alguna de sus charlas les había transmitido el interés por el tema. Una compañera del grupo me insistía en que leyera un libro. Yo era un poco reacio. Hasta que la final me convenció y compré el libro. Se titulaba EN TU CENTRO: EL ENNEAGRAMA (Editorial SAL TERRAE). Y la autora era una tal MAITE MELENDO. Lo leí y enseguida me descubrí en una de las nueve personalidades. El libro me pareció fascinante.

Con Maite Melendo en uno de sus cursos en el 2009
Un par de semanas después hice mi primer curso de introducción al eneagrama en Madrid con Maite Melendo. Han pasado dieciséis años desde entonces. Sintonicé con Maite desde el principio. Todavía recuerdo la impactante experiencia que viví entonces. En un determinado momento del curso, más bien hacia el final, sentí dentro de mí como si unas ventanas se abrieran de par en par, y un viento fresco ventilara mi interior y arrastrara el aire viciado y todo lo que allí había. Me quedó una deliciosa sensación de libertad, apertura, sosiego, calidez, espaciosidad, presencia, plenitud. Recuerdo también, más tarde, esperando en la estación el tren de regreso, cómo perduraba esa sensación. Me hubiera dado igual que el tren hubiera tardado en llegar tres horas más. El tiempo no pasaba para mi. Nunca hasta entonces me había sentido tan bien. Esta sensación me duró varias semanas, hasta que poco a poco se fue pasando. A partir de entonces no he dejado de asistir todos los años a un curso intensivo con Maite en Madrid. Y es que es como si, mediante el eneagrama, hubiera descubierto un atajo a mi verdadero ser.
Desde el principio me di cuenta que la práctica del zen, por sí sola, no es suficiente. Necesitaba otra herramienta, como el eneagrama, que me aportara todo lo que echaba a faltar en el zen. Y en esto me siento afortunado porque, en mayor o menor grado, en todos los cursos de eneagrama a los que he asistido con Maite he vivido experiencias de apertura, de esclarecimiento; he saboreado mi verdadero ser y lo he percibido en los otros. También me he hecho consciente de cosas de las que apenas lo era. He reconocido con claridad mis dones, y he aprendido a valorarlos y a valorarme más. Y he aprendido a comprender y aceptar a los que me rodean. Pero no siempre en los cursos es todo tan bonito. Los momentos dolorosos nunca faltan. Es lo que sucede cuando uno se adentra en su versión particular de sufrimiento, esa sensación interior que siempre nos anda rondando.


Maite Melendo es la pionera del eneagrama en España. Lo aprendió en EEUU en los años 70. Helen Palmer, María Beesing y Richard Rhor, entre otros, fueron sus maestros. Unos cuantos años después de mi primer curso, animado por Maite, empecé a impartir cursos de eneagrama. Ahora sólo lo hago de vez en cuando, cuando surge.
Os recomiendo su libro, es sencillo, claro, práctico, directo, el mejor que conozco para dar los primeros pasos en el eneagrama.
Quisiera terminar este escrito dándole las gracias de todo corazón a Maite Melendo, mi maestra de eneagrama, por todo lo que me ha aportado a lo largo de todos estos años.


A falta de un vídeo de Maite Melendo, aquí pongo los enlaces para ver una entrevista sobre el eneagrama que le hicieron en una TV a Claudio Naranjo, quien tuvo un importante papel en su transmisión:

6 comentarios:

  1. Comparto contigo esa plenitud y paz de la que hablas. Esos cursos también son para mi un momento lleno de conocimiento, felicidad, acercamiento y humanidad.. :)

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS POR COMPARTIR tu experiencia de inicio con Enneagrama hace más de 16 años. SALUDOS DESDE MÉXICO.

    ResponderEliminar
  3. Yo conocí la Enneagrama en un curso en el Distrito Federal en México en 2006. Después en Guadalajara, Jal abrí mi primer grupo. Después tuve la oportunidad de estar en Madrid y conocer en persona a Maite Melendo en el fin de semana donde te conocí a tí y fue cuando me invitaste a tu casa. Guardo gratos recuerdos de mi visita a Zaragoza y el encuentro con Ana Llorente que vino con su hija desde Alcañiz a saludarme. También conocí a tu amigo con quien viajaste, y comimos rico en tu casa junto con tu esposa quien conoce bien enneagrama. Regresando abrí un segundo grupo en Tepic, Nayarit donde vevía y uno más en 2014. Ahora vivo en Nuevo Laredo, Tamaulipas frontera de México con Estados Unidos. Aquí abrí mi cuarto grupo pero como éramos más de 20 decidimos dividirlo y se formó un quinto grupo que terminamos en diciembre del 2015. En enero del 2016 abrí mi sexto grupo con quien terminamos tan motivados que por eso abrí el grupo de facebook donde te agregué y una página a la que te invito a entrar en facebook. Se llama Enneagrama. Por ahora estoy con el séptimo grupo que terminaremos a inicio de abril. Como puedes percibir José Luis, para mi Enneagrama es una herramienta que me ayuda a crecimiento interior, a mi trabajo en las relaciones humanas (soy profesor) y a compartirlo con aquellos que también les sirve para caminar compartiendo la VIDA. SALUDOS DESDE MÉXICO, LINDO Y QUERIDO!!!

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que te haya resultado interesante mi entrada del blog. Yo también guardo un grato recuerdo de nuestro encuentro en el curso de Maite y de tu visita a Zaragoza. Estás haciendo una gran labor dando a conocer la estupenda herramienta del eneagrama. Ánimo y adelante con ello. Un abrazo desde Zaragoza.

    ResponderEliminar
  5. Merece la pena retomar esas aportaciones tuyas tan generosas y sinceras de este blog, José Luis.
    Yo también me acerqué intrigado al eneagrama con Maite Melendo después de alguna conversación contigo.
    Para mi el eneagrama también resultó esclarecedor. Incluso antes de ir, habiendo hecho alguno de esos engañosos tests, para encontrar el eneatipo, ya supiste orientarme, pues yo iba errado...
    En el primer encuentro con Maite Melendo viví el reconocimiento certero e indubitado de la personalidad que estaba manifestando como una cualidad del Ser Esencial: un reflejo de la Unidad.
    Somos como un cristal de la vidriera de una Catedral Gótica, y, desde el color propio, que filtra la luz del sol, podemos ascender, vibrando en nuestra cualidad esencial, hasta alcanzar esa luz blanca de la Unidad, que contiene todos los colores.
    Más allá de la máscara de mi alegría que a veces ocultaba la tristeza; aprendí a abrirme a la felicidad profunda, la del corazón, que trasciende la dualidad alegría-tristeza.
    Eso fue vivido por mi, en ese primer encuentro, como un despertar acompañado de lágrimas de felicidad.
    Fue un comenzar a ver como yo podía haber estado refugiándome, desde hace años, de mis frustraciones, en la vivencia de una espiritualidad mental.
    A partir de ahí, cada vez fue quedando más claro en mi vivenciar, que frente a la engañosa vivencia ego-mente, nacía la posibilidad de la autencicidad corazón-Ser.
    Los años han pasado, pero ese despejar de la maleza interior, que brindó el enfoque certero del eneagrama ha seguido confirmándose en los distintas revoluciones que, siempre teniéndote cerca, amigo José Luis, la Gracia ha brindado.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por compartir tus vivencias con el eneagrama, amigo. Qué afortunado me siento de haber recorrido juntos, durante tantos años, la senda de la espiritualidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar