domingo, 17 de marzo de 2013

LO QUE ES. TONY PARSONS.

Como tantos otros, Tony Parsons encontró un día que en su vida faltaba algo, un algo intangible y, sin embargo, fundamental. Así que decidió buscarlo a través de la religión.
Se aplicó entonces en disciplinas, rituales y purificaciones, pero aun así no pudo descubrir la razón de su anhelo. En esas circunstancias, decidió investigar el mundo de la terapia y la espiritualidad contemporáneas. Así que se involucró en las meditaciones más profundas, leyó los libros más significativos y se sumergió con entusiasmo en las terapias más avanzadas: el pensamiento positivo, la curación del niño interno, bucear en el pasado... Tras largos años, comenzó a ver que estaba intentando reparar y ensamblar lo que parecían piezas separadas que nunca parecían encajar en un todo.
Perdida ya toda esperanza, estaba caminando un día por un parque de Londres, cuando entonces...
"...una tranquilidad y presencia totales parecieron descender sobre todas las cosas. Todas las cosas devinieron sin tiempo y yo ya no existía... La unidad con todo y cada cosa era lo que aconteció... un amor irresistible llenó todo. Junto con esto hubo una comprensión total de la totalidad... Se me había mostrado un secreto que es un secreto abierto; y que todo y cada cosa que es conocida o desconocida contiene y refleja este secreto abierto..." (Lo que Es).

DIÁLOGO:


¿Qué tiene que decir usted sobre la meditación formal?

¿Quién es quien está meditando? Si se sienta y cierra los ojos y busca siempre, usted no encontrará nunca a un meditador. ¿Por qué medita usted?

Para tranquilizar la mente.

¿Para qué?

Para poder estar dispuesto para la iluminación.

Mientras esté esperando, o incluso intentando estar abierto a la iluminación, no ocurrirá nada. La anticipación sola es suficiente para garantizar eso. La anticipación es un funcionamiento de la mente, que se relaciona con memoria del pasado y las expectativas sobre lo que acontecerá en el futuro. Mientras está ocurriendo esto, no puede haber ninguna posibilidad de que surja nada más. Por otra parte, puedo decirle que puede meditar o no meditar; eso no supone ninguna diferencia.

Pero si elijo sentarme y observar mi respiración, ciertamente esto muestra mi devoción.

Cuando usted llega a ver y a comprender la naturaleza de “lo que es”, su simplicidad, su inmediatez, su singularidad y su transitoriedad, entonces también se comprende que no hay ningún interés en la meditación formal. Usted está sentado en la mesa de la cocina, bebiendo café, y viene el pensamiento: “subiré y meditaré”. Entonces usted ve que, simplemente, no hay ningún interés, porque donde usted está, está “lo que es”. Lo que es, es; y entonces ¿por qué ir a buscarlo al piso de arriba? Cuando se abraza esto, es posible que se reconozca que lo que usted es, es presenciación absoluta; nada más, nada menos.
La mente necesita un objetivo, un sitio donde ir, algún tipo de viaje lleno de expectativas. Lo que le estoy sugiriendo es que acepte que está inerme, y entonces puede surgir algo. No hay nada que pueda hacer que le acerque más al despertar. ¿Cómo puede un supuesto “hacedor” practicar el no-hacer?
Estoy diciendo que no hay ninguna parte a donde ir porque esto es ello (Lo que es).

Es una lástima que haya tan pocos vídeos de Tony Parsons subtitulados al español. Este no tiene desperdicio, va directo al grano:

2 comentarios:

  1. Siempre andamos buscando respuestas y muchas veces solo encontramos más preguntas. Pero en cada lectura, en cada testimonio de este blog hay algo que nos aporta una luz, un instante en el que nos reconocemos y eso es un nuevo comienzo en la búsqueda.
    Tony Parsons pone las palabras a lo que muchos sentimos, y es que no es nada fácil expresar este tipo de cosas.
    Gracias Jose Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eder por tu comentario, que me anima a seguir compartiendo más cosas en este blog.

      Eliminar