7 de octubre de 2019

ENEAGRAMA Y ESPIRITUALIDAD. NUEVE GAFAS (III)


Esta entrada es continuación de la que compartí hace ya tiempo titulada GAFAS (I). También es continuación de anteriores entradas sobre ENEAGRAMA.
Hay nueve tipos de gafas, o nueve estilos de atención, que corresponden con los nueve tipos de personalidad que describe el eneagrama. Cada una tiene diferente graduación y coloración, que distorsiona y filtra la realidad y nos impide verla tal cual es, haciendo que ciertas cosas destaquen y otras pasen desapercibidas.

 1   Las gafas 1 son detallistas; destacan la imperfección, los defectos, los errores, el desorden, lo incorrecto.
Muestran una visión dualista y enjuiciadora de las personas y de las cosas, una visión rígida y estrecha de la realidad. Todo lo ven bueno o malo, blanco o negro y les cuesta mucho percibir los matices y tonalidades intermedios, así como la perfección ya existente.
Proporcionan una visión pesimista, seria, crítica, exigente, teñida de normas, valores morales y principios éticos, en la que deber y placer están enfrentados, que excluye la alegría y el optimismo.
SIN GAFAS: mirada serena, positiva, alegre, flexible, objetiva, tolerante. Percibo la perfección en todo.


2     Con las gafas 2 sólo se ven las necesidades de los demás. También la forma de ganarse su cariño y agradecimiento.
Respecto a quien las lleva, sólo ve con ellas lo bueno de sí mismo, pero le impide ver su parte negativa, sus motivaciones, sus necesidades personales. Es como si se desenfocaran al mirar hacia dentro.
SIN GAFAS: mirada libre, desinteresada. Percibo y acojo mis necesidades y mis sentimientos negativos.


3     Con las gafas 3 sólo se capta lo que va a ser valorado o admirado por los demás, la forma de seducirlos para conseguir lo que más desea quien las lleva: lucimiento personal, brillar socialmente, aplausos. También perciben con ellas quién puede serles útil.
Su mirada inquieta siempre está buscando público a quien impresionar.
Las gafas 3 están enfocadas al éxito, al cumplimiento de sus objetivos, a ganar. Con ellas su mirada es competitiva y fría.
Su atención casi siempre está puesta en la siguiente tarea que van a realizar, más que en la que están haciendo, imprimiendo un ritmo frenético a todo lo que hacen,
No ven el fracaso, ni tampoco perciben su interior, por eso se desconocen a sí mismos.
SIN GAFAS: mirada auténtica, sincera. Miro en mi interior, veo a los demás.
           

 4     El foco de su atención siempre está viajando: hacia el pasado, hacia el futuro, hacia lo ausente, hacia lo difícil de conseguir.
Cuando un 4 se ve obligado a concentrarse en los acontecimientos que están ocurriendo en el presente, existe una sensación de decepción, de ver los puntos negativos y dolorosos de la situación. Las gafas 4 filtran la realidad de tal forma que, con el apoyo de su imaginación, hacen que los puntos positivos de lo ausente sean extremadamente deseables y exageran imaginativamente los puntos negativos de lo que tienen delante. Los informes de los 4 que tienen tendencia a la anorexia constituyen uno de los más desafortunados ejemplos de la exageración negativa.
Las gafas 4 hacen que sólo sean conscientes de sus sentimientos y apenas de su cuerpo.
SIN GAFAS: mirada ecuánime, enfocada al presente, a lo ordinario, a lo cotidiano, a lo no especial.


5     Las gafas 5 proporcionan una visión analítica, lógica, mental, concentrada, objetiva, científica. Atraviesan lo superficial y permiten ir a lo esencial, a lo profundo, al núcleo. Por ello son observadores perceptivos.
Destacan las amenazas exteriores, la fragilidad, la debilidad, la insatisfacción, las dificultades, los problemas, el sinsentido, el sufrimiento, la fugacidad, la impermanencia, lo que les hace estar alertas ante el mundo que les rodea, especialmente ante la gente.
Con sus gafas los 5 observan el exterior y su interior de forma desapasionada y distante, lo cual les aleja de las personas, de su cuerpo y de sus sentimientos. Apenas perciben su propia vitalidad y fortaleza.
SIN GAFAS: mirada cálida, clara, viva.


6     Las gafas 6 destacan los peligros potenciales, las amenazas. Hacen que su visión sea cautelosa, temerosa, desconfiada, escéptica, pesimista, negativa, catastrofista. Resaltan los fracasos y las desgracias, mientras que los éxitos y placeres pasan desapercibidos.
Lo positivo de la situación presente apenas se percibe. También su cuerpo, los sentidos, les pasa desapercibido.
Los 6, con sus gafas, perciben las intenciones ocultas de la gente. Con su visión desconfiada e intuitiva, detectan el engaño y la falsedad.
Visión teñida. Visión obediente, dependiente: la de la autoridad, la del grupo. Visión rebelde, antiautoritaria, contestataria: a la contra.
SIN GAFAS: mirada segura, tranquila, confiada, positiva, acogedora, valerosa.

            
 7     Toda su atención está focalizada hacia fuera en el mundo, a pasarlo bien, a divertirse. Les cuesta mucho presta atención a lo profundo, ya que su enfoque de la vida es disperso, superficial y aventurero.
Su visión positiva, optimista, juvenil, alegre, frívola e idealizada, niega partes de la realidad, de sí mismos y de los demás y, a menudo, anula su espíritu crítico.
Su atención se desplaza de experiencia en experiencia, en una carrera desbocada hasta la próxima empresa fascinante, mientras el presente se les escapa.
En un sentido escapista, la atención de un 7 puede trasladarse con fluidez entre dulces recuerdos, pensamientos fascinantes e interesantes planes futuros.
SIN GAFAS: mirada objetiva, realista. Veo el presente y lo acepto tal cual es. Percibo y acojo mis sentimientos negativos, miro en mi interior.
           

 8   Su visión es defensiva, la de quien se siente viviendo en un mundo hostil. Con sus gafas rápidamente se dan cuenta de los puntos débiles de los demás. Saben visceralmente quién es fuerte y quién débil. Perciben dónde reside el poder en un grupo.
Sus gafas están graduadas para detectar la injusticia, el engaño, la falsedad, lo fingido.
A menudo su atención queda atascada en su punto de vista. Estrechez de miras, radicalismo, extremismo, drásticos puntos de vista.  
Sólo ven lo que refuerza su confianza en sí mismos, su fortaleza. No perciben lo que pueda debilitarlas. No ven su debilidad, su fragilidad, su sensibilidad.
SIN GAFAS: mirada inocente, confiada, bondadosa. Percibo y acojo mi debilidad, mi sensibilidad.


9     Sus gafas se desenfocan ante cualquier cosa que pueda perturbar su paz y tranquilidad. Ignoran cualquier cosa que les pueda excitar o angustiar. Visión apática, comodona.
Tienen tendencia a permitir que su atención se ocupe obsesivamente de asuntos triviales.
Visión puente, mediadora. Se funde o se hace una sola cosa con la opinión de otros. Ven todos los puntos de vista, prestos a reemplazar sus deseos por los de los demás.
Visión terca.
Estar en “la nube 9”. Les cuesta concentrarse en lo que hacen, mirarse hacia dentro. Los demás perciben una falta de atención hacia ellos.
SIN GAFAS: mirada despierta, atenta, viva, entusiasta. Miro en mi interior, me hago consciente, veo lo valioso que soy.





23 de septiembre de 2019

ECKHART TOLLE Y RAM DASS.

Richard Alpert, más conocido como Ram Dass, es una de las figuras culturales más importantes de los años sesenta y setenta. En los años sesenta tanto él como Timothy Leary, ambos psicólogos, fueron expulsados de sus puestos como profesores de la Universidad de Harvard por experimentar junto con sus estudiantes los efectos de las drogas psicodélicas. En 1967 Alpert viajó a la India donde conoció al que se convertiría en su gurú, Neem Karoli Baba, a quien Alpert llama “Maharaj-ji, y se convirtió al hinduismo. Fue su gurú quien le dio el nombre de Ram Dass, que significa siervo de Dios. En 1971 escribió el afamado libro Be Here Now (se puede descargar en internet en pdf). Desde que sufrió un derrame cerebral en febrero de 1997 ha estado viviendo en su hogar en Maui, en las islas Hawai, de donde no ha salido desde el 2004, profundizando su práctica espiritual, que se centra en el amor y su idea de fusionarse con su entorno y con todos los seres vivos.
Going Home es un resumen íntimo del aprendizaje y la conciencia de la vida de Ram Dass y, en última instancia, es una meditación poética sobre la vida, la muerte y el viaje del alma de regreso a casa.  

Eckhart Tolle tiene en alta estima a Ram Dass y sus enseñanzas. A veces cita una frase de Ram Dass: "Si te crees muy iluminado, ve y pasa una semana con tus padres".
Eckhart Tolle y Ram Dass participaron en una conversación abierta sobre el despertar espiritual y la transformación de la conciencia, el 28 de octubre de 2011 en Maui.

A Dialogue with Ram Dass and Eckhart Tolle 2011:                            https://www.youtube.com/watch?v=zPmgTJGPzlg




Ram Dass. Going Home. Official Trailer HD Netflix:

9 de septiembre de 2019

POBRES DE ESPÍRITU. JESÚS. ECKHART TOLLE. CHAO CHOU.




¿Quién ha visto el monte 
Kailash desde la cumbre virgen
de la Montaña de Cristal?
Del libro Sin llegar nunca a la cumbre: Viaje al Himalaya.




Al finalizar el año
no tengo ni una paja
para ahorcarme con ella.
Anónimo.

Le preguntaron a un maestro zen qué le parecía este haiku, y él respondió: “Quien ha escrito este haiku todavía no es lo suficientemente pobre”.

Es difícil olvidar las cosas que te pasan en el primer sesshin (retiro intensivo de meditación zen) al que asistes. Aquello parecía una montaña rusa, unas veces arriba, otras, más a menudo, abajo. En algunas sentadas, en momentos privilegiados, tuve la sensación de estar en las puertas del cielo. En una sentada del último día,  la sensación fue realmente la de asomarme. De forma inesperada, enseguida me vinieron aquellas palabras de Jesús: “Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos”. Me sorprendió mucho esa maravillosa dulzura interior que estaba experimentando, desconocida para mí hasta entonces.


Escribe Eckhart Tolle en su libro “Un nuevo mundo, ahora”: ¿Qué significa “pobres de espíritu”? Sin equipaje interior, sin identificaciones. Ni con las cosas, ni con conceptos mentales que tengan un sentido del yo. ¿Y qué es “el reino de los cielos”? La simple pero profunda alegría del Ser, que está ahí cuando te libras de las identificaciones y te vuelves “pobre de espíritu”.

Carl Heinrich Bloch. 1877.




Para Jesús, la riqueza material dificulta el acceso a la vivencia de la pobreza de espíritu, por eso afirmaba: “Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el Reino de los Cielos”. Curiosamente, cuando yo hice mi primer sesshin no tenía trabajo.

¿Te imaginas que Jesús hubiera predicado el Sermón de la Montaña en el anfiteatro romano de Jerusalem y que hubiera hablado de pobreza de espíritu solo a quienes hubieran pagado 30 denarios de entrada?



En el principio de mis estudios zen,
pensaba que todos mis discípulos vendrían
cuando fuera un gran maestro,
pero tal como me veo ahora casi no soy nada.
Trabajo duramente y me veo cubierto de polvo y suciedad.
Vivo entre la gente como un insignificante ser humano.                                                                   Chao Chou (Jôshu, en japonés), maestro zen chino de la dinastía Tang.


Pobreza de espíritu, silencio interior, espaciosidad, transparencia, liviandad, vacío, significan lo mismo.

Este poema me surgió en un Paseo Consciente por el Parque del Agua de Zaragoza:



Me adentro en el soto
caminando lentamente, en silencio,
sin hacer ruido,
procurando no perturbar
la quietud invernal de los árboles.
Y, paso a paso, su quietud
me acoge, me impregna,
me saca de mi letargo mental.
Todo es más simple, liviano,
transparente y hermoso ahora.



29 de julio de 2019

MOOJI PINTOR.







Deja que se haga la pintura, pero no seas la mano del pintor.








Mooji comenzó a trabajar como artista callejero en Londres, haciendo retratos a carboncillo y pastel a turistas en las inmediaciones de la National Portrait Gallery, en Charing Cross Road, y más tarde en la famosa avenida Shaftesbury, en Picadilly Circus. Posteriormente durante algún tiempo trabajó como profesor de arte en el Brixton College.  





A veces Mooji utiliza metáforas relacionadas con la pintura para transmitir su enseñanza:

¿Y si todo lo que crees ser ―tu cuerpo, mente, emociones y condicionamiento― es en realidad lo que no eres? ¿Y si esto no es más que un autorretrato formado por falsa identificación, hábito y suposiciones? Mooji





Mooji pintó el Buda Sahaja en el monte Sahaja una tarde de julio de 2015.










Madonna y el niño. Mooji pintó esta obra de arte en las paredes interiores de la Capilla de Cristo en Monte Sahaja, Portugal.









Luz de Cristo. Mooji pintó este mural en las paredes interiores de la Capilla de Cristo en Monte Sahaja, Portugal.









San Francisco y los pájaros. Mooji pintó este mural en las paredes interiores de la Capilla de Cristo en Monte Sahaja, Portugal.









El Profeta. Pintado por Mooji en 2011 en Tiruvannamalai, sur de la India.









Autorretrato de Mooji.











Algunas de sus pinturas más recientes parecen inspiradas en la caligrafía zen.






Reproducciones de estas pinturas se pueden adquirir en la página web de Mooji:





A Buddha for Brasil -- 19 October, 2009 







15 de julio de 2019

EL ARPA BIRMANA.

EL ARPA BIRMANA, de Kon Ichikawa.  
Este film ganó el León de Oro del Festival de Venecia y fue nominada al óscar a la mejor película de habla no inglesa en el año 1945. La película está basada en el libro del mismo título de Michio Takeyama, una de las novelas más importantes del Japón de la posguerra.
En los últimos días de la II Guerra Mundial, el sureste asiático está plagado de tropas japonesas, que exhaustas e incomunicadas, vagan sin rumbo acosadas por las fuerzas aliadas. En Birmania, una compañía singular es mandada por un capitán que en la vida civil ejerce la profesión de músico. Los soldados que la integran forman una masa coral que interpreta magistralmente canciones tradicionales. Tras entregarse a las fuerzas británicas, el cabo Mizushima, virtuoso intérprete del arpa birmana, es enviado a una arriesgada misión de paz, tras la cual desaparece sin dejar rastro.    


Mucho antes de que en España se empezase a hablar de memoria histórica, en su casa de Niigata, el japonés Toru Arakawa soñaba con jubilarse para venir a abrir fosas de la guerra. Nadie llegó a entender bien por qué le dio por ahí. Pero él lo tenía muy claro cuando aquí aún no nos aclarábamos, cuando aquí todavía daba miedo hablar de ciertas cosas, y se pasó diez años practicando español a domicilio con unas cintas que compró para escuchar por las mañanas.
Un día de 2006, en un periódico japonés, apareció una noticia sobre las fosas que se estaban empezando a abrir aquí. El artículo hablaba de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) que se había fundado en Ponferrada. Toru recortó la página, mostró la noticia a su mujer y le anunció su plan para los próximos meses: "Me marcho a España a trabajar en las fosas". Entonces tenía 68 años y ya estaba jubilado.
Llegó a Ponferrada, después de recorrer 20.000 kilómetros en avión y autobús. Aquí siempre se hizo entender con paciencia, y muchas señas y sonrisas.
El 22 de agosto de 2006, en As Pontes, Toru hizo su primera fosa de la guerra. Era la exhumación de la familia Ramos Ferreiro.  Los habían tiroteado en su propia casa, y sólo una hija logró escapar al monte. En el hoyo aparecieron los otros dos hijos y el matrimonio. La pareja llevaba puestas las alianzas de boda, y Toru se echó a llorar. Después de aquello, viajando por su cuenta todos los veranos, el japonés participó como voluntario en una treintena de excavaciones por todo el territorio estatal, pero nunca dejó de emocionarse. Siempre que relataba aquel primer encuentro con unos huesos de la guerra volvían a empañársele esos ojos tan pequeños que tenía.
Era un hombre muy menudo, pero cavaba como el que más, como si quisiese acabar de una vez con todos los agujeros negros que había dejado la Guerra Civil en la tierra de España. Toru no comprendía cómo las fosas no llevaban abiertas ya muchos años.
Castro le proporcionó cama y comida el tiempo que estuvo en As Pontes, y se hicieron muy amigos. "Era un paisano excelente, para él no había religión ni frontera. Contaba que los japoneses de su generación habían quedado muy marcados por la II Guerra Mundial, y quizás por eso se interesó tanto por este conflicto nuestro. Le gustaba el jamón, le gustaba la morcilla, pero sobre todo le gustaba la causa. Cuando la ARMH finiquitaba su temporada, buscaba otros grupos que estuviesen en ello y se ofrecía para trabajar, como siempre, gratis. Al dejar As Pontes, le regaló a la hija de Castro un bonsai. Desde entonces, más o menos todos los meses, la chica se escribía con él por correo electrónico y le planteaba dudas acerca del abonado y la poda. Pero a principios de octubre, el correo de Toru dejó de contestar. Preocupados, los Castro llamaron en fin de año al hijo del voluntario, que vive en Chicago, y éste les contó que había muerto. 
Toru sólo era robusto de espíritu, y le había prohibido a su familia contar que estaba enfermo. En España nadie sabía que tenía resquebrajado el corazón. Y el 5 de octubre se le rompió del todo.
Resumen del artículo publicado por EL PAÍS. GALICIA, escrito por Silvia R., el 8 de enero del 2010.

Cuando leí este artículo, bastante tiempo después de que fuera publicado, me impactó. Enseguida recordé una preciosa película que había visto hacía muchos años: EL ARPA BIRMANA. Y fue entonces cuando comprendí por qué había venido a España este singular japonés.
Arigatō, Arakawa san.



CLAUDIO NARANJO Y ENEAGRAMA.


El psiquiatra chileno Claudio Naranjo, uno de los máximos exponentes de la psicología transpersonal en el mundo, ha fallecido el día 12 de julio a los 86 años en Estados Unidos. Quería con esta entrada homenajearle dando a conocer una parte de su obra.

En 1970, tras la muerte de su único hijo en accidente,  Claudio Naranjo permaneció varios meses con Oscar Ichazo, el primero en dar a conocer el Eneagrama en el Instituto de Psicología Aplicada de Santiago de Chile, que le transmitió la sabiduría del eneagrama y a quien consideró su maestro espiritual.

He compartido otras entradas en el blog sobre ENEAGRAMA.

Algunas de sus sabias y profundas frases:

Ser responsable conlleva estar presente, estar aquí. Y estar verdaderamente presente, es estar consciente. A su vez, estar consciente es una condición incompatible con la ilusión de irresponsabilidad por medio de la cual evitamos vivir nuestras vidas. 

Cuando aparece la sabiduría aparece también una mayor libertad; la vida se pone en orden y todo fluye como debe fluir.

No podemos tener una sociedad sana si no está compuesta por individuos conscientes. Las crisis del mundo no son más que crisis de consciencia.

Buscar la verdad implica cuestionar el condicionamiento sociocultural recibido para recuperar el contacto con nuestra verdadera naturaleza.

La meditación consiste en llegar a hacerse nada, para que pase todo a través de nosotros. Quien llega a Dios, ve lo divino en todo. Una vez alcanzaste el cielo, es importante comenzar el camino de vuelta a la tierra.

Publicó varios libros sobre el tema:





El eneagrama de la sociedad. Males del mundo, males del alma.











27 personajes en busca del ser.











Carácter y neurosis.











Ensayos sobre la psicología de los eneatipos.











Autoconocimiento transformador. Los eneatipos en la vida, la psicoterapia y la literatura.





Comparto los enlaces para ver una entrevista sobre el eneagrama que le hicieron en una TV hace ya bastantes años a Claudio Naranjo, quien tuvo un importante papel en su transmisión:

1 de julio de 2019

NADIE EN CASA. JAN KERSSCHOT.


Cuando nos identificamos con el ego todos tenemos que vivir con la más inevitable de las certezas, un hecho de sentido común: tú y yo estamos en el corredor de la muerte, esperando nuestra ejecución. A nuestra personalidad le resulta duro aceptar el hecho de nuestra desaparición, y por tanto inventa una vida futura o reencarnación. Es interesante ver que la mente trata reencontrar el modo de seguir adelante después de la muerte.
La mayoría de los buscadores no se dan cuenta de que una de las principales características del futuro es que siempre estará en el futuro. ¿Por qué queremos saber qué nos ocurrirá al morir antes de conocer qué somos ahora? Una vez más, la solución al problema de nuestro futuro está en el presente. Podemos confirmarlo directamente haciendo este pequeño experimento: cerramos los ojos durante un minuto y nos damos tiempo para hallar nuestra personalidad. Tratamos de encontrar un ego dentro de nuestro cuerpo o mente. ¿Podemos encontrarlo? ¿Dónde está exactamente? ¡Tratemos de localizarlo ahora mismo! ¿Dónde está?...Tenemos que admitir que no vamos a ser capaces de encontrar esa persona dentro; sabemos que es un concepto. Ya hemos descubierto esto antes: ¡no hay nadie en casa!  
Págs.165, 166.


Es imposible “vivir en el ahora” y seguir siendo una persona, porque la persona también es un concepto. En cuanto estamos en el momento presente, ¡desaparecemos! Entonces no queda nada que decir; lo que queda es nuestra vida cotidiana vista desde la conciencia intemporal.
Pág. 133.

 EL MITO DE LA AUTO-INDAGACIÓN: